0

No necesitas tener un buen físico para atraer a una mujer, lo que necesitas es ser una buena fuente de estímulo

La mayor inquietud de los hombres que empezamos a mejorar nuestras habilidades con las mujeres y que venimos de un pasado de mucha represión, mucha timidez, falta de confianza y poca experiencia, es que le prestamos mucha atención a nuestro físico. Creemos que una buena apariencia física es lo que nos va permitir comportarnos de manera confiada y carismática.

Este debate sobre la apariencia física es una discusión que nunca muere dentro de la comunidad de seducción. Siempre hay novatos haciendo esa pregunta y también a veces los que tienen experiencia suelen caer en este tipo de pensamientos.

Esta forma de pensar aleja a muchos de ir tras las experiencias que quieren con las mujeres. Muchos se atrapan a sí mismos en pensamientos de inferioridad por no sentirse “suficientemente bonitos”. El problema es aun más grave cuando tratan de interactuar con mujeres muy bonitas, mientras más buena esté la mujer entonces más inferiores se sienten porque “no están a su nivel”. En su mente hacen una comparación en relación al físico, mientras haya más diferencia, es decir mientras ella sea más bonita que ellos entonces mayor ansiedad sienten.

Este debate sobre el físico es complejo porque a nivel objetivo ser alguien bien parecido si te ayuda a CAUSAR UNA BUENA IMPRESIÓN en las mujeres. Hay dos procesos psicológicos que juegan a tu favor si eres alguien bien parecido. Primero tienes a tu favor el efecto halo, este es un proceso psicológico en el que tu mente forma un prejuicio y toma en cuenta una sola cualidad positiva y la generaliza a todo el conjunto. En este caso en particular lo que sucede es que cuando vemos a alguien bien parecido, tomamos esa cualidad positiva y la generalizamos a toda su personalidad. Asumimos que son inteligentes, buenas personas, exitosos y carismáticos solo por ser bien parecidos, lo cual no siempre es verdad. Les recomiendo que lean más sobre el efecto halo en internet.

El segundo fenómeno psicológico que juega a tu favor es el condicionamiento social. Toda sociedad tiene unos valores y creencias que aceptan como verdades. Es decir, existen creencias colectivas que la mayoría de personas aceptan y comparten en un momento determinado bien sean positivas o negativas. Actualmente una de las creencias más condicionadas en nuestra sociedad es que el físico es algo muy importante para tener éxito y para que los demás nos acepten. Se ha formado la creencia de que si no estás bueno entonces no te mereces tantas cosas y hasta cierto punto eres una mala persona, en cambio los que si lo están merecen buenas cosas y son buenas personas.

Esta creencia se ha adoptado por darle tanta atención por parte de la sociedad a la buena apariencia. Por eso es que si eres alguien bien parecido tienes la ventaja de que el condicionamiento social actual juega a tu favor, ya que asumen que eres una buena persona que se merece las cosas.

A pesar de que estos dos procesos psicólogos le dan una ventaja a los que hombres que son bien parecidos, nunca van a tener mucha importancia en el proceso de generar atracción en una mujer. El problema es que esta actitud de cuestionarnos si somos lo suficientemente “bonitos” para merecernos las cosas es una actitud totalmente femenina. Esa forma de pensar, sentir y comportarse son cualidades bien polarizadas hacia el lado femenino.

Debido a esto terminamos comportándonos como mujeres en un cuerpo de hombre, siempre dudando de lo “bonito” que somos y sustentado nuestro sentido de identidad en base a como nos vemos. Estar bueno no te va a servir de nada si todavía no has aprendido a pensar, sentir y comportarte de una forma masculina.

La forma masculina de abordar las cosas consiste en convertirte en una gran fuente de estímulo para ella a través de la acción. Cuando tienes la capacidad de actuar y expresarte entonces automáticamente vas a generar emociones en ella. Por ejemplo si agarras una raqueta de tenis y golpeas una pelota con todas tus fuerzas contra una pared, generas un estímulo en esa pared el cual se manifiesta como un fuerte ruido cuando la pelota impacta.

Lo mismo sucede con las mujeres, si eres capaz de actuar a pesar del miedo y expresarte entonces es como si estuvieras lanzando una pelota contra ella. A medida que pasa el tiempo y te mantienes lanzando la pelota una y otra vez contra contra ella, su atracción por ti va aumentando porque estás siendo una fuente constante de estímulo, la estás impactando, la estás penetrando a nivel energético. Ella reacciona a esa estimulación con risas, sonrisas, con una actitud de cooperación, etc.

Es por eso que es importante vencer nuestros miedos para aprender a comportarnos con espontaneidad, libertad y firmeza. Ya que cuando actuamos así y no nos quedamos paralizados por el miedo estamos siendo una fuente de estímulo para ella. Cosas como: decir chistes, abrazarla, besarla, contarle una historia interesante sobre ti, morderle el brazo, cargarla, darle un beso en el cachete, gritarle cosas graciosas, insultarla con sentido del humor etc; son cosas que como hombres naturalmente nos surgen y que tenemos que aprender a actuar en base a estos sentimientos para convertirnos en buenas fuentes de estímulo.

Cuando eres una buena fuente de estímulo no importa si eres feo o no, el impacto a nivel energético que produces en ella es lo que verdaderamente va a despertar atracción en ella. Es por eso que si quieres tener éxito con las mujeres tienes que abandonar el pensamiento de que el físico importa y empezar a tomar la mayor cantidad de acción que puedas para convertirte cada día en una mejor fuente de estímulo.

Recuerda dejarme tu opinión o tus dudas aquí abajo en los comentarios.

Comparte este artículo

 

¿Quieres más información como esta?

Únete a nuestra comunidad para recibir gratis artículos y videos como este, además de cursos y contenido valioso que te ayudará a convertirte en un hombre más atractivo para las mujeres.
(Visited 191 times, 1 visits today)

Francisco Martínez

Francisco es fundador e instructor de Atracción Real

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *