0

Muestra tus imperfecciones

Es un error tratar de ocultar nuestras imperfecciones e intentar mostrar solo lo mejor de nosotros cuando nos encontramos en situaciones sociales

Cuando nos encontramos en situaciones sociales es común que tratemos de mostrar lo mejor de nosotros, sentimos que tenemos que proyectar una imagen de perfección y ocultar cualquier debilidad o cualquier aspecto que no nos guste de nosotros.

En cierto sentido comportarse de esta forma es algo inteligente ¿a quien le cae bien una persona que proyecta tener puras cualidades negativas? El problema es que la mayoría de las personas tienden a irse al otro extremo, es decir, intentan proyectar puras cualidades positivas y ninguna negativa. Cuando una persona se comporta así se le va a complicar mucho relacionarse con los demás.

Destruye tu blindaje emocional

Cuando ocultas tus defectos y tratas de proyectar una imagen de perfección creas una barrera que te distancia de los demás ya que es una actitud que nace desde una posición interna de miedo. Siempre que te relaciones con los demás en base al miedo vas a crear mucha resistencia porque van a sentir “que algo no anda bien” en ti.

Una persona que se relacione con los demás ocultando sus defectos y tratando de proyectar una imagen perfecta le comunica inconscientemente a los demás que es alguien débil. Las personas fuertes son las que no tienen miedo de mostrarse tal cual como son sin miedo a ser juzgadas, en cambio las personas débiles tratan de ocultar su verdadera personalidad a los demás, sobretodo tratan de ocultar sus partes negativas.

Este escudo emocional que crean les permite blindarse de ataques externos. Gracias a que viven ocultándose de los demás y a que muestran muy poco de su verdadera esencia no les afecta mucho las opiniones externas. Cuando no te abres emocionalmente entonces las criticas y reacciones de las demás no te afectan mucho. Para que una crítica u opinión te afecte verdaderamente tienes que haber mostrado tu verdadera personalidad.

A nivel inconsciente las personas pueden percibir cuando alguien lleva encima un blindaje emocional, por eso es que por más que intentes proyectar una imagen de perfección si en el fondo estás reprimiendo y ocultando partes de ti los demás siempre lo van a sentir; vas a transmitir una vibra negativa que va a alejar a los demás de ti.

Otro problema de comportarte de esta manera es que le quitas a los demás una oportunidad importante de conectar contigo. Existen muchas maneras de dejarle saber quién eres a los demás, una buena forma de hacerte eso es hablarle a los demás sobre tu pasado. Otra forma, y en mi opinión una de las más potentes, es mostrarles que no eres perfecto y que al igual que ellos tienes defectos, miedos y debilidades.

Si eres capaz de demostrarle tus defectos a los demás vas a crear la oportunidad de que se sientan seguros de expresar sus debilidades y las partes que no les gustan de ellos mismos; cuando esto sucede se crea una fuerte atracción porque se eliminan las barreras en la interacción.

Entonces cuando intentas ocular tus defectos no solo transmites una vibra negativa de inseguridad a los demás sino que también le quitas una excelente oportunidad de conectar contigo.

Deja que los demás vean lo bueno y lo malo de ti

Para demostrarle a los demás tus debilidades no hace falta mucho, sencillamente se lo puedes expresar en palabras, por ejemplo “soy flojo”, “no tengo mucho sentido del humor” o “soy tímido”. Sin embargo la mejor forma de comunicarles estos defectos a los demás es burlando de ti mismo.

Por ejemplo, supongamos que no eres muy alto y una mujer te dice “eres muy bajito” y en vez de ponerte todo incómodo le dices “sí, soy tan bajito que con algunas mujeres no me hace falta agacharme para besarles las tetas, sencillamente me acerco y ¡pum!” y en ese momento acercas tu cara hacia sus tetas como si se las fueras a besar. Si lo haces de forma congruente lo más probable es que se empiece a reir como loca.

Al hacer esto le estás comunicando que estás consciente de tu “debilidad” y que no es algo intentas ocultar, por el contrario te sientes a gusto con eso y no tienes ningún miedo en aceptarlo, todo esto sin la necesidad de habérselo expresado verbalmente sino a través del humor.

Burlarte de ti mismo es algo que es difícil de fingir, es decir si intentas hacerlo como una técnica para demostrarle que eres alguien fuerte entonces lo más probable es que se de cuenta de la incongruencia. En cambio si lo has adoptado como una forma de ser entonces te va a surgir naturalmente a la hora de interactuar con los demás.

Así que para que verdaderamente funcione tienes que adoptar la mentalidad y el hábito de siempre tomarte a ti mismo con sentido del humor y no ser tan serio ni tan rígido. Cada vez que pienses en algo que no te guste de ti mismo búrlate de tu defecto. Supongamos que eres muy flaco, cada vez que se te vengan pensamientos negativos sobre eso inventa un chiste que te haga reírte de ti mismo, por ejemplo imagínate que le empiezas a hacer un striper a un grupo de mujeres que están buenísimas en una despedida de solteras y todas se empiezan a ir porque esperaban a un tipo papiadisimo.

Cada quien tiene un humor diferente y la idea es que encuentres la manera de burlarte de ti mismo de una forma que en verdad te haga reir, así estás desarrollando la mentalidad de no tomarte a ti mismo tan en serio. Esto te va servir cuando hables con otras personas porque naturalmente vas a poder expresarles tus defectos con sentido del humor.

Quiero aclarar que tampoco es bueno andar como un payaso burlándote de ti todo el tiempo o andar hablando mal de ti mismo para demostrar lo fuerte que eres por tener la capacidad de hacer eso. La mejor forma de mostrarle lo bueno y lo malo de ti a las personas es siempre ofrecerles lo mejor de ti y ser capaz de expresarles tus defectos (y que estás a gusto con ellos) bien sea de manera verbal o con humor cuando la situación lo requiera.

Una excelente forma de crear atracción en las mujeres

Desarrollar esta capacidad te va a volver un experto en manejar las “pruebas” que te lanzan las mujeres. Cuando has aceptado las partes que no te gustan tanto de ti y además sabes tomarte con sentido del humor entonces ni siquiera vas a tener que andar pensando de forma consciente en “pasar las pruebas” que te lanzan, sencillamente no te van a afectar y por eso vas a saber manejarlas con humor o con indiferencia, lo cual es algo que siempre va a crear mucha atracción en ellas.

Por último quiero decir que como seres humanos nos gusta alguien que nos recuerde que está bien ser imperfecto, que debemos aceptarnos tal cual como somos y que tenemos que agradecer lo bueno y lo malo de nosotros. Por eso es que una persona que sepa comunicar sus debilidades o sepa burlarse públicamente de sí misma siempre va a generar mucha atracción en los demás.

Si sientes que te estás tomando a ti mismo muy en serio empieza a aceptar tus imperfecciones y expresárselas a los demás sin miedo, eso es lo que te va permitir conectar con los demás de una forma muy fácil.

Comparte este artículo

 

¿Quieres más información como esta?

Únete a nuestra comunidad para recibir gratis artículos y videos como este, además de cursos y contenido valioso que te ayudará a convertirte en un hombre más atractivo para las mujeres.
(Visited 161 times, 1 visits today)

Francisco Martínez

Francisco es fundador e instructor de Atracción Real

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *