0

Las malas salidas son necesarias para darte una sacudida y destruir tus debilidades

Si alguna vez has salido a abordar mujeres desconocidas en la calle, en algún parque o algún centro comercial entonces has sentido lo difícil y duro que puede ser llegar a tu casa después de un mal día, después de llevarte puros rechazos, puras decepciones o ni siquiera haberlo intentado. Este sentimiento es incluso peor si te ha pasado eso en una discoteca.

Es complicado describir como es ese sentimiento en esos días que son difíciles. Es una mezcla de frustración, miedo, algo de rabia y una tristeza profunda. Cuando uno se encuentra en ese estado el mundo parece un lugar gris y todo parece que estuviera en nuestra contra.

La mayoría piensa que esos días fueron de total desperdicio, que si no obtienes resultados como conseguir el número de varias chicas, o conseguir un beso, o buenas interacciones entonces no valió la pena la salida y se desperdicio el tiempo. Es normal pensar que este tipo de salidas no aportan nada a mejorar tus habilidades, es algo lógico ya que si uno no ve los resultados entonces uno asume que no está progresando.

El problema es que estamos acostumbrados a sentir que estamos progresando solo cuando vemos resultados, esto es algo que no es cierto y puede causarnos mucha frustración e incluso llevarnos a abandonar nuestro progreso. La verdad es que las malas salidas son igual de necesarias que las buenas, esto es algo que siempre repito y que nunca lo voy a dejar de decir porque es algo que pareciera que olvidamos después de un mal día.

Existen miles de razones por la cual una mala salida te ayuda a progresar, podría empezar a escribir una lista gigantesca y volver este post un mini libro, pero me quiero enfocar solamente en una, ya que es una razón que tengo fresca en mi cabeza gracias a llevarme hace unas semanas una de las peores salidas que he tenido en mucho tiempo en la discoteca.

Después de esa salida la cual me dejó devastado y totalmente destruido entendí que las malas noches (o días) son necesarios para darte una sacudida y ayudarte a desprenderte de tu ego, te fuerzan a dejar morir una parte débil de ti. Es como si la vida te estuviera diciendo “veo que todavía no estás dispuesto a dejar de controlar las cosas, a dejar de estar apegado a esa imagen débil que tienes de ti mismo, apegado a esos mismo pensamientos del pasado; bueno es hora de darte una sacudida para que despiertes” y por eso terminas experimentando una salida brutal llena de rechazos y toda clase de situaciones en las que tuviste buenas oportunidades pero no fuiste capaz de actuar.

Estas sacudidas son necesarias para tu crecimiento. La actitud tímida y desconfiada es un reflejo de estar apegados a una imagen débil de nosotros mismo, quizás no has sido bueno en la pasado con las mujeres, pero la cuestión es que en cualquier momento puedes decidir actuar de una forma diferente, puedes decidir acercarte a conocerla en vez de evitarla, puedes decidir hablar en vez de quedarte callado, puedes decidir ser divertido en vez de ser aburrido. Naturalmente lo haces todo el tiempo con tus amigos o con personas de confianza y también puedes decidir hacerlo con una mujer que te gusta.

Entonces ese apego por una autoimagen débil del pasado o una imagen glorificada de ser una persona en la que todavía no te has convertido, te llevan a actuar con miedo. Solo en el momento en que estás dispuesto a dejar a un lado esos pensamientos que tienes sobre ti mismo a los cuales te has acostumbrado, es cuando verdaderamente eres espontáneo y puedes actuar con libertad.

Entonces el propósito de las malas salidas es recordarte que abandones esos pensamientos negativos y te enfocas en sencillamente en vivir, en actuar, en expresarte. Precisamente la salida es mala porque estás atrapado en esos pensamientos negativos sobre ti mismo, sobre la persona que fuiste o la persona que quieres ser pero que todavía no eres.

Cuando caes de nuevos en ese tipo de pensamientos es cuando viene la sacudida de una mala noche que te hace despertar. Es por eso que mantenerte saliendo constantemente te fuerza automáticamente a crecer. Después de una mala salida lo que tienes que hacer es recordar que son sacudidas que te impulsan a seguir adelante. De esta forma no te lo vas a tomar tan en serio y vas a poder seguir adelante.

Recuerda dejarme tu opinión o tus dudas aquí abajo en los comentarios.

Comparte este artículo

 

¿Quieres más información como esta?

Únete a nuestra comunidad para recibir gratis artículos y videos como este, además de cursos y contenido valioso que te ayudará a convertirte en un hombre más atractivo para las mujeres.
(Visited 46 times, 1 visits today)

Francisco Martínez

Francisco es fundador e instructor de Atracción Real

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *