0

Intenciones del Ego vs Intenciones del Ser: el secreto para que las mujeres no te rechacen

La mayoría de hombres están limitados a mejorar con las mujeres por ingenuidad de su ego

El mayor miedo que nos limita a mejorar nuestras habilidades con las mujeres es el miedo al rechazo. Todos tenemos instintos primitivos que nos mueven con muchísima fuerza a evitar el rechazo social. Esto ocurre porque en épocas antiguas el rechazo podría significar nuestra muerte. La aprobación social era muy importante para sobrevivir. Hoy en día todavía conservamos ese instinto primitivo que busca evitar el rechazo.

En otros artículos he hablado sobre esto, hoy me quiero enfocar en una habilidad social demasiado importante que tenemos que desarrollar para tener éxito con las mujeres. Les quiero hablar sobre la forma en que interpretamos los rechazos. No todos los rechazos ocurren porque no le gustamos a las mujeres, existen muchas razones y es importante desarrollar la habilidad de diferenciar cuál fue la causa verdadera del rechazo. Esto va a incrementar tu inteligencia social y te va a permitir tener resultados con chicas que considerabas perdidas.

El error que nos lleva a ser ingenuos y a desperdiciar oportunidades

En estos cinco años que llevo totalmente enfocado en salir a mejorar mis habilidades con las mujeres he descubierto una cosa muy importante. El principal problema de los hombres que nos cuesta tener resultados con las mujeres es que somos ingenuos.

Ser ingenuos significa interpretar la realidad de una forma que no es verdad. Cuando somos ingenuos no vemos las cosas como son sino como nosotros esperamos que sean. Significa intentar buscar que el mundo sea como nosotros queremos en vez de aceptarlo tal como es.

Cuando uno es ingenuo uno deja de percibir y detectar cosas que son muy importantes para conseguir los resultados que buscamos con las mujeres. La ingenuidad nos vuelve ciegos a la realidad, nubla nuestra capacidad de percepción. Cuando no percibimos bien las cosas es muy difícil tener buenos resultados. Es como si un sordo intentara escuchar música, se le hace imposible porque no puede percibir los sonidos.

Ahora bien, este no es el descubrimiento que les mencioné que hice. Lo que descubrí fue la forma específica en que las personas ingenuas interpretan las dinámicas sociales. Es decir, la forma en la que asumen sus interacciones con los demás que los lleva a tener pocos resultados.

La forma en que las personas ingenuas interpretan a los demás es asumiendo que tienen una sola personalidad. Esta creencia es terrible, es una de las creencias más dañinas que existe a la hora de conseguir resultados con las mujeres.

Asumir que los demás tienen una sola personalidad nos lleva a creer que siempre tienen los mismos motivos, intereses y metas. Es decir, uno asume que segundo a segundo y día a día las personas tienen siempre las mismas motivaciones y metas. Esta creencia es mentira, produce mucha ignorancia a nivel social y es la principal responsable de que no obtengamos los resultados que queremos con las mujeres.

Personalidad única vs Personalidades múltiples

La solución a este problema es empezar a interpretar las cosas como son. Tenemos que empezar a asumir las interacciones sociales de forma más precisa. Hay que asumirlas como son en verdad y no como nosotros pensamos que son.

La forma de lograr esto es asumiendo que todas las personas con las que interactuamos tienen muchas personalidades. Tenemos que asumir que cada persona con la que hablamos es un equipo entero en vez de ser un solo individuo.

Imagina que ahorita estás hablando con una mujer. Lo normal es que asumas que estás interactuando con un solo individuo, es decir asumes que es una sola personalidad con la que estás hablando. La verdad es que si bien es un solo individuo en realidad estamos hablando con muchas personalidades.

Dentro de ella existen muchas personalidades. A nivel psicológico cada persona tiene muchas partes diferentes. Cada una de esas partes tiene sus propios motivos, intereses y metas. Cada parte busca satisfacer sus necesidades de forma diferente.

Entonces, cuando hablamos con una mujer en realidad estamos hablando con el equipo entero de sus diferentes personalidades. Si uno es ingenuo uno asume que ella tiene una sola personalidad, por lo tanto uno asume que siempre la motivan los mismos intereses y metas. Pero la verdad es que cada mujer tiene muchas personalidades y cada una de esas personalidades tienen sus propias motivaciones, interés y metas.

Ahora bien, también es importante saber que en determinados momentos cierta personalidad del individuo toma el control. Es decir, el individuo tiene muchas personalidades pero solo una de ellas puede asumir el control en determinado momento. Cuando estás hablando con una mujer estás interactuando con la personalidad de ella que en ese momento asumió el control.

Si al momento de conocerla su personalidad conservadora y racional asumió el control entonces vas a conocer esa parte de ella. En cambio si en ese momento su personalidad salvaje y aventurera es la que está en control entonces vas a conocer esa parte de ella.

Ahora bien, durante la interacción otra personalidad diferente puede asumir el control de repente. Puede ser que pase algo dentro de la interacción que haga que otra personalidad de ella asuma el control. Por ejemplo, puedes estar hablando con su parte racional y conservadora pero de repente haces algo que provoque que su parte aventurera se manifieste.

Cuando asumimos esto nos volvemos más efectivos a nivel social porque entendemos mejor a las personas. Esta nueva forma de asumir la realidad nos lleva a entender mejor las conductas impredecibles de los demás.

A muchas personas se les hace difícil entender por qué las personas pueden comportase tan diferente. Les cuesta entender por qué en algunas ocasiones los demás pueden ser muy racionales y amable pero en otros momentos muy irracionales y agresivos.

Esta falta de entendimiento ocurre porque asumen que el individuo tiene una sola personalidad. Al asumir que tienen una sola personalidad también asumen que siempre deberían ser congruentes con una misma forma de comportarse. Entonces cuando se comportan de manera muy diferente les parece extraño y no lo entienden.

En cambio, a las personas que asumen que los demás tienen muchas personalidades no les extraña los cambios radicales de conducta de los demás. Entienden que es normal ya que son diferentes personalidades de la persona manifestándose.

Las dos principales personalidades: el ego y el ser

Entonces, al asumir que cada persona tiene múltiple personalidades en vez de tener una sola vas a ser más efectivo a nivel social. Esta creencia te va a permitir entender mejor la conducta humana.

Ahora quiero hablarles de la parte más importante. Si todos tenemos diferentes personalidades entonces ¿cuántas existen? es decir ¿cuántas personalidades existen dentro de una persona? ¿4? ¿6? ¿15? Es muy difícil responder esta pregunta porque depende de la forma en que analices la conducta humana.

De hecho, existen muchos modelos psicológicos que dividen las diferentes personalidades. Cada uno tiene sus propios parámetros. Por ejemplos hay algunos modelos que dividen la personalidad en 4 categorías. Hay otros que la dividen en 16.

No es tan importante entender y estudiar todas las partes psicológicas de la personalidad para tener éxito con las mujeres. De hecho puede ocasionar que te compliques y te confundas. Lo importante es entender que existen múltiples personalidades. Ya con eso adquirimos un gran poder y entendimiento.

Ahora bien, lo que he descubierto es que a nivel práctico la mejor forma de interpretar la personalidad de los demás es dividiéndola en solo 2 personalidades diferentes. Es decir, a la hora de obtener resultados con las mujeres la mejor forma de interpretar sus reacciones es considerar que solo tienen 2 personalidades.

Estas 2 personalidades son el ego y el ser:

  • El ego: es nuestra parte miedosa, oscura, falsa y egoísta. Es la parte de nosotros que solo considera las necesidades propias y no le importa las de los demás. Nuestro ego solo se enfoca en conversar el control y la certeza. Siempre quiere tener la razón y no acepta equivocarse. El ego solo es capaz de generar mentiras y falsedad. Su principal interés es tener poder y controlar todo.
  • El ser: es nuestra parte valiente, luminosa, verdadera y solidaria. Es la parte de nosotros que considera las necesidades de los demás. Se enfoca en contribuir y compartir. No le interesa estar en lo correcto, lo que le interesa es ser feliz y hacer a los demás felices. Solo es capaz de generar honestidad, no es capaz de generar mentiras. Su principal interés es ser feliz y compartir con los demás.

Entonces, en cualquier interacción con una mujer uno tiene que aprender a detectar cuál de sus dos personalidades es la que está actuando: su ego o su ser.

La habilidad necesaria para obtener resultados

Lo primero que tienen que entender es que al ego solo le importa tener la razón y conservar su sensación de certeza. En cambio “al ser” lo que le importa es compartir y disfrutar. Por lo tanto si quieres tener resultados con las mujeres tienes que aprender a actuar más desde el ser y no desde el ego.

Actuar desde el ego solo va a estropear tus resultados y te va a mantener estancado. En cambio actuar desde el ser te va a convertir en un imán de mujeres, es demasiado fácil obtener resultados y conseguir lo que quieres a nivel social cuando actúas desde el ser.

Es difícil dejar el ego de lado en situaciones sociales porque uno cree que tiene la razón ya que nos motiva a quedarnos en nuestra zona de comodidad. Por ejemplo, vemos una mujer que queremos abordar y nuestro ego nos dice “no te hace falta, puedes ir luego” lo cual nos hace sentir bien en el momento porque nos quedamos en nuestra zona de comodidad.

En cambio nuestro ser es más honesto y nos motiva a salir de nuestra zona de comodidad. Cuando vemos a una mujer que nos gusta nos dice “ve ahorita y comparte con ella inmediatamente”. Lo cual es algo que en el momento nos hace sentir incómodos porque nos motiva a salir de nuestra zona de comodidad.

Lo segundo que tienen que entender es que casi todas las personas no son conscientes de cuando están actuando desde el ego y cuando están actuando en base al ser. Es por eso que si estás hablando con una mujer puede que todo esté fluyendo excelente porque estás comunicándote con su ser pero de repente haces o dices algo que activa su ego y entonces te rechaza.

Lo mismo nos pasa a nosotros. En una interacción puede que todo nos esté saliendo bien porque nos estamos comunicando desde el ser pero de repente pasa algo que activa nuestro ego y este asume el control. A partir de ahí la interacción se empieza a deteriorar porque te empiezas a comportar muy torpe hasta que te rechazan.

Ahora bien, la habilidad que tenemos que desarrollar consiste en detectar en uno mismo y en los demás cuando asume el control cada personalidad: el ego o el ser; y enfocarnos solo en los intereses del ser.

Como dije antes cada una de estas dos personalidades tiene sus propios intereses y motivos. Los intereses del ego solo van a sabotear la interacción, así que tienes que aprender a detectar e ignorar los intereses de tu ego y los del ego de la mujer con la que estés interactuando.

Solo tienes que enfocarte en los intereses de tu ser y en los del ser de ella. Tienes que convertirte es una especie de torero que constantemente anda toreando al ego y diciéndole “¡olee!” mientras te enfocas totalmente en los intereses del ser.

Por ejemplo, supongamos que llevas 15 minutos hablando con una mujer que acabas de conocer y que te gusta. Supongamos que hiciste todo bien porque te estás comunicando desde el ser y ella se siente demasiado atraída. De repente ella te pregunta “¿qué quieres conmigo, ¿qué estás buscando”. En ese momento tienes que estar muy atento para detectar si esa pregunta viene de su ego o de su ser.

Si es una pregunta que viene del ego tienes que esquivarla de forma inteligente para que no destruya la interacción. Supongamos que es una pregunta que viene del ego. En ese caso lo más probable es que ella empezó a sentirse intimidada por ti y el miedo hizo que se cerrara. Seguramente pensó inconscientemente algo como “este tipo me está gustando mucho, no voy a permitir que eso siga pasando porque yo no soy tan fácil”.

En ese punto el ego se apoderó de ella y tomó control y por eso te preguntó algo tan difícil como “¿qué quieres conmigo?, ¿qué estás buscando?”. Hizo eso porque su ego quiere que cometas un error, quiere que le respondas para juzgarte, rechazarte y echarte la culpa de que las cosas salieron mal.

En ese punto si quieres seguir adelante tienes que evitar la respuesta porque es una trampa, la intención es destructiva. Bien sea lo que respondas ella lo va a utilizar como una excusa para rechazarte. Si le dices que solo quieres divertirte entonces va a asumir que no tienes carácter, si le dices que buscas novia va a asumir que eres necesitado, si le dices que quieres solo sexo va a asumir que eres un tipo cualquiera.

Entonces, lo que tienes que hacer es evadir la trampa como si fueras un torero que está evadiendo al toro y actuar de una forma que la reconecte con su ser. El humor es excelente para lograr reconectar a las personas con su ser. Por ejemplo, le puedes responder “yo solo quiero utilizarte como un objeto sexual y ya” con tono burlón.

En esos casos también sirve abandonar la interacción. En vez de responderle le dices “ya vengo”, le das alguna razón (o te vas sin darle razón) y minutos después regresas. Todo depende de la situación.

Ahora supongamos lo contrario, supongamos que la pregunta de “¿qué quieres conmigo?, ¿qué estás buscando?” viene del ser. Entonces en ese caso lo que tienes que hacer es ser lo más honesto posible. Le dices lo que en ese momento estés buscando. Por ejemplo le dices “en este momento de mi vida estoy buscando una relación seria, hasta ahora me pareces una mujer que puede ser una buena novia”.

O le dices “por ahora no estoy buscando nada serio, solo estoy buscando tener mucho sexo con mujeres y adquirir la mayor cantidad de experiencia posible. Contigo quiero tener una aventura”.

En caso de que detectes que te está hablando desde su ser entonces tienes que evitar los jueguitos y serle totalmente honesto. Si actúas en base el ego cuando ella te habla desde su ser entonces lo va a detectar y la interacción se va a deteriorar o te va a rechazar inmediatamente.

¿Cómo desarrollar esta habilidad?

La forma en que adquirimos esta habilidad de detectar la personalidad desde la cual nos habla la persona y de comunicarnos con su ser mientras evadimos a su ego es solo con experiencia. No existen atajos ni formulas mágicas.

Tenemos que salir a acumular horas en el campo. Tenemos que salir a abordar la mayor cantidad de mujeres que podamos para ir puliendo esta habilidad. Es una especie de sexto sentido que se desarrolla solo con la experiencia

Sin embargo, nada más el hecho de que sepas esta información ya te da un poder enorme. Saber lo que acabo de explicar en este artículo te permite ahorrarte años de esfuerzo. Recuerden que la gran mayoría de problemas con las mujeres ocurren por ingenuidad. Entonces, conocer esta información te permite destruir gran parte de la ingenuidad.

Si empiezas a salir a adquirir experiencia asumiendo que existen dos grandes personalidades dentro de los demás: su ego y su ser; entonces vas a progresar a la velocidad de la luz comparado con los otros hombres que no conozcan esta información.

Vas a poder avanzar más rápido porque te vas a enfocar en un punto clave de las interacciones sociales. Al enfocarte en este punto a la hora de analizar tus interacciones vas a entenderlas mejor y eso te va a permitir aprender más rápido.

A la mayoría de hombres los rechazan por ingenuidad. En sus interacciones no saben detectar cuando el ego de la mujer asume el control para sabotear la interacción y caen en sus trampas. Al final terminan siendo rechazados por el ego de la mujer cuando en la mayoría de los casos el ser de ella quería seguir adelante con la interacción.

Además saber esta información te permite ser más valiente porque entiendes que la mayoría de los rechazos nunca son verdaderos, sencillamente son mentira. Fueron provocados por su ego y no por su verdadero ser. Así que esta nueva perspectiva te permite perderle el miedo al rechazo.

A partir de ahora siempre tomen esto en cuenta para que progresen más rápido a nivel social y con las mujeres. Tomen en cuenta que la mayoría de rechazos que van a recibir por parte de las mujeres vienen de su ego y no de su ser.

Comparte este artículo

 

¿Quieres más información como esta?

Únete a nuestra comunidad para recibir gratis artículos y videos como este, además de cursos y contenido valioso que te ayudará a convertirte en un hombre más atractivo para las mujeres.
(Visited 291 times, 1 visits today)

Francisco Martínez

Francisco es fundador e instructor de Atracción Real

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *