0

Desconectarte de tu corazón es una buena estrategia para seducir pero te hace pagar un gran precio

Existen mujeres que son muy extrovertidas, sensibles y espontáneas. En cambio hay otras que son más calmadas y poco expresivas. Con la experiencia uno conoce muchos tipos de mujeres, cada mujer tiene una personalidad única pero sin embargo existen patrones generales de comportamiento que uno aprende a reconocer.

Algo que me he dado cuenta gracias a la experiencia es que uno puede llevar relaciones de una forma muy fácil y sin problemas con las mujeres que están desconectadas de su corazón. Con esto me refiero a que son mujeres con las cuales puedes pasarla bien, puedes reírte bastante con ellas, disfrutar una conversación, tener sexo, tener muchas citas pero a pesar de que pueden compartir contigo todas estas experiencias nunca se terminan abriendo a ti.

Puedes compartir mucho tiempo junto con ellas pero nunca te van a mirar a los ojos y decirte “te quiero mucho”, nunca te van a dar un regalo, nunca te van a expresar lo que sienten por ti, nunca te van a hacer sentir como el mejor hombre del mundo, nunca te van a agradecer por hacerlas pasar excelentes momentos. Es decir, son capaces de compartir contigo y llevar una amistad pero siempre conservando mucha distancia a nivel emocional.

Esto es algo que hacen con todos, no solo contigo y debido a que siempre guardan distancia a nivel emocional con las personas cercanas, la amistad que se forma es bastante superficial, se forma un vinculo bastante débil. Quiero aclarar que este tipo de mujeres son personas que tienen experiencia, han vivido cosas, han tenido novios, han tenido diferentes amigos, han salido a fiestas; lo aclaro porque existen mujeres que también están desconectadas de su corazón pero no han tenido mucha experiencia. Han tenido uno o dos novios como máximo, no han salido mucho y no han tenido muchos amigos.

Con este tipo de mujeres es diferente porque la combinación de estar desconectadas de su corazón con la falta de experiencia las vuelve demasiado miedosas, es casi imposible tener sexo con ellas y es muy difícil llegar a tener una amistad sana porque son muy destructivas. En cambio el tipo de mujeres a la que me refiero si han tenido experiencia y por eso se les hace fácil compartir a nivel superficial pero a nivel profundo les cuesta.

Esta forma de actuar siempre manteniendo la distancia emocional lo hacen como un mecanismo defensa para no salir heridas. Como nunca entregan mucho de su corazón entonces no sufren cuando la relación se acaba. Como forman vínculos superficiales con los demás entonces nunca les llega a importar verdaderamente la otra persona.

Esta estrategia es bastante efectiva, al no abrirse emocionalmente entonces evitan muchos conflictos, dramas y discusiones con las personas cercanas. Al no sentir una conexión fuerte entonces no les importa que la persona les deje de escribir, no les importa si las tratan con cariño o no, no les importa si la persona hace algo verdaderamente valioso por ellas. Es decir, no les afectan cosas que son normales sentir cuando se tiene una conexión profunda.

Es por eso que uno puede llevar relaciones bastante cómodas con este tipo de mujeres. Sirven muy bien como amigas con las cuales sales de vez en cuando. Con ellas nunca vas a tener dramas ni conflictos, nunca se van a quejar de que no les escribes lo suficiente o que casi no les dedicas tiempo. No van a andar detrás de ti molestándote para que les dediques tiempo, más bien tu vas a tener que buscarlas a ellas si quieres mantener la relación.

Siempre y cuando no te abras mucho a ellas emocionalmente todo va a fluir sin problemas, la relación se van a mantener sana y constructiva. Con este tipo de mujeres tienes que evitar abrirte mucho o invertir mucho en ellas porque vas a terminar creando un ciclo destructivo de masoquismo. Lo que va a pasar es que al abrirte emocionalmente vas a notar que ella no lo hace.

Esto te va a llevar a abrirte más y a buscarla con mayor intensidad. Eso la va a llevar a que se aleje más y la relación se va a convertir en un ciclo destructivo en el cual mientras más buscas que se abra más se aleja de ti. A menos que seas una persona demasiado centrada emocionalmente no vas a poder resistir caer en este ciclo destructivo cuando te abres a ella. Es por eso que si quieres que la relación fluya sin problemas tienes que conservar distancia emocional.

Tienes que ver la relación como si fuera un trato de negocios, les sirve a los dos para satisfacer ciertas necesidades como sexo o diversión siempre y cuando no se involucren mucho. Si ella con el tiempo se empieza a abrir más a ti entonces no hay problema de que también lo hagas, pero mientras ella no se quiera abrir tienes que mantenerte alejado para no destruirte a ti mismo.

A pesar de que esta actitud alejada y fría es bastante efectiva para llevar relaciones sin problemas, terminan pagando un gran precio. Comportarse de esa forma les roba de experimentar lo más valioso en la vida, les roba la capacidad de amar. Cuando actúas así tus experiencias con los demás se vuelven grises, momentos valiosos como tener sexo, una cita divertida o una conversación profunda se convierten en simples transacciones que tienes que hacer para satisfacer tus necesidad físicas y emocionales.

Esos momentos valiosos pierden color y se vuelven superficiales. Momentos que deberían ser recordados para toda la vida se olvidan al día siguiente por nunca haber sido capaces de entregarse por complemento y mantenerse totalmente presentes durante la experiencia.

Además hay otro problema que les cuesta caro, para ser capaces de desconectarse de su corazón tienen que andar reprimiendo sus emociones todo el tiempo. Naturalmente uno empieza a sentir cosas fuertes por una persona con la cual comparte y tiene sexo. Pero esos sentimientos desaparecen cuando haces un esfuerzo para reprimirlos con tu mente. Reprimir esos sentimientos requiere un esfuerzo psicológico. Ese esfuerzo mental necesario para reprimir las emociones termina causando un impacto en el cuerpo.

Hay muchos estudios que demuestran que la presión arterial se incrementa cuando una persona trata de mentir o de reprimir algún sentimiento. Ese esfuerzo por reprimir lo que sienten les causa un deterioro físico y emocional que con el tiempo se va acumulando. Por eso es que las personas que reprimen mucho sus emociones envejecen más rápido y son mucho más propensas a desarrollar enfermedades.

A veces me entristece cuando hablo con amigas o conozco mujeres que son así. Aparentan ser fuertes y estar en control de ellas mismas pero en el fondo se esconde un gran miedo y debilidad. Lo que suelo pensar cuando estoy con mujeres así es que cuando tengan 60 años se van a arrepentir de haber desperdiciado tantas oportunidades de amar y de vivir al máximo la vida.

Esto también es algo que nos sucede a los hombres. Si eres de los que está pagando un gran precio por vivir desconectado de tu corazón solo para seducir mujeres sin apegarte a ellas, te invito a que empieces a compartir más de ti mismo para que cuando tengas 60 años no estés lleno de arrepentimiento por haber vivido con tanto miedo.

Recuerda dejarme tu opinión aquí abajo en los comentarios.

Comparte este artículo

 

¿Quieres más información como esta?

Únete a nuestra comunidad para recibir gratis artículos y videos como este, además de cursos y contenido valioso que te ayudará a convertirte en un hombre más atractivo para las mujeres.
(Visited 61 times, 1 visits today)

Francisco Martínez

Francisco es fundador e instructor de Atracción Real

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *