2

¿Cómo adquirir una enorme libertad social?

Hoy les quiero compartir una forma diferente de interpretar las interacciones con los demás que los va a ayudar bastante a ganar mayor libertad social

Hoy les quiero compartir una forma de ver las cosas que los va a ayudar bastante a convertirse en personas más libres a nivel social. Es una perspectiva mental que les va a servir en el momento en que estén interactuando con otras personas y también les va servir en su vida en general.

Casi todas las personas viven día a día con una perspectiva de la realidad en primera persona. Experimentan la realidad solamente desde su punto de vista. Para entender mejor a lo que me refiero imagina que estás jugando un videojuego de acción, supongamos que estas jugando Call of Duty o cualquier otro juego en el cual eres un soldado y tienes que matar a otros.

La realidad se puede experimentar en primera persona o en tercera persona

Dentro del juego utilizas un personaje con el cual te identificas, esto quiere decir que tienes una perspectiva en primera persona de lo que ocurre dentro del videojuego. Tu perspectiva de las cosas dentro del juego va a ser única y totalmente diferente a la de los demás. Si estás jugando con un amigo que está conectado online en la misma partida entonces cada uno tendrá una propia perspectiva de lo que ocurre dentro de la partida, al igual que la tendrá cada uno de los demás jugadores. En cierto momento de la partida cada uno va a estar en un determinado punto del mapa y cada uno va a tomar acciones diferentes a la de los demás.

Ahora bien, a pesar de que a través de tu personaje tienes una visión en primera persona al mismo tiempo sabes que es solo un juego, entiendes que ese personaje no eres tú y que en cualquier momento puedes desconectarte de la partida y dejar de jugar. Es decir, tienes una perspectiva de tercera persona con respecto al juego, te sientes totalmente desidentificado del personaje que utilizas dentro del videojuego porque sabes que no eres tú.

Esto mismo sucede en la realidad, cuando nos identificamos con cierta persona o suceso entonces adquirimos una perspectiva de primera persona. En cambio cuando nos desidentificamos de personas o sucesos adquirimos una perspectiva de tercera persona.

Entonces, a lo que me refería al principio es que la mayoría de personas viven desde una posición de primera persona. Están totalmente identificadas con su ego, es decir están totalmente apegadas a su cuerpo y a su mente. Esto no es algo malo, todos necesitamos un cuerpo y una mente desde la cual experimentar la vida.

El problema es que si solo vivimos con una perspectiva en primera persona de las cosas entonces nunca vamos a poder aprender lecciones que son necesarias para crecer y evolucionar. Ciertas lecciones solo se pueden aprender desde una perspectiva de tercera persona.

La forma de adquirir esta perspectiva de la vida es igual a como si estuviéramos jugando un videojuego, asumimos que nuestro cuerpo y nuestra mente son solo un personaje dentro del juego. Nos vemos a nosotros mismo como un personaje dentro de un videojuego y asumimos que “nuestro verdadero ser” se encuentra en otro lugar viendo la partida.

Las ventajas de experimentar el mundo en tercera persona

Principalmente esta perspectiva en tercera persona nos otorga dos grandes poderes:

1) Un gran poder de firmeza frente a las reacciones de las demás personas: cuando vives desidentificado de tu ego entonces las reacciones de los demás no te afectan. Como no te identificas con tu “personaje” (es decir tu cuerpo y tu mente) entonces sientes que las reacciones de los demás no van dirigidas hacia ti.

Solamente cuando te sientes identificado con tu ego es que las reacciones de los demás te afectan y causan una gran reacción emocional dentro de ti. Pero cuando estás desidentificado asumiendo una perspectiva en tercera persona entonces esas reacciones no te afectan porque no sientes que van dirigidas hacia ti.

Volviendo al ejemplo de los videojuegos, imagina que otro personaje dentro del juego aparece y te empieza a insultar, a pegar o a intentar matar. En ninguno de los casos te vas a sentir molesto (a menos de que estés de muy mal humor) ni vas a sentir dolor, ni te vas a sentir amenazado por esos ataques. Eso mismo sucede en la vida cuando asumimos una perspectiva en tercera persona con respecto a nuestro ego, las reacciones de los demás no nos afectan.

2) Un gran poder de reflexión y entendimiento: cuando eres capaz de verte a ti mismo como otra persona más y no te identificas con una perspectiva en primera persona entonces adquieres la capacidad de entenderte mucho mejor. Solo cuando somos capaces de vernos como otra persona diferente a nosotros mismos es que podemos ver nuestros “puntos ciegos”.

Todos tenemos actitudes y partes de nuestra personalidad que no somos capaces de ver pero que los demás (por lo general) si tienen la capacidad de ver, estos son nuestros “puntos ciegos”. Es difícil ganar entendimiento sobre nuestros puntos ciegos ya que solo somos capaces de verlos asumiendo una perspectiva en tercera persona. Cuando vivimos identificados con nosotros mismos desde una perspectiva en primera persona es imposible verlos.

Imagina en este momento a algún amigo o algún compañero que conoces. Estoy seguro de que eres capaz de identificar algún comportamiento o alguna parte de su personalidad que él no es capaz de ver y que no sé lo puedes decir porque se pondría a la defensiva y se molestaría contigo. Por ejemplo, a lo mejor es muy tímido socialmente pero se cree el mejor con las mujeres, si intentas mencionárselo entonces asume que le tienes envidia y se cierra a tu crítica.

Pues ese un punto ciego que él tiene. Ahora bien, todos tenemos puntos ciegos; la única forma de entender esas partes de nosotros que no somos capaces de ver es desidentificarnos de nuestro ego y asumir una perspectiva en tercera persona.

Solo desde esta perspectiva es que podemos aceptar nuestros defectos y vernos a nosotros mismos como en verdad somos. Desde esta perspectiva nuestra capacidad de reflexión se incrementa muchísimo porque nos desidentificamos de las emociones y pensamientos que no nos permiten ver la verdad, por ejemplo nos desidentificamos del miedo a asumir que somos muy torpes con las mujeres.

La perspectiva en tercera persona te otorga un superpoder a nivel social

Ahora bien ¿cómo nos sirve esto desde un punto de vista práctico? ¿de qué nos sirve saber esto cuando salimos a conocer mujeres o cuando estamos socializando con los demás? La respuesta que nos otorga un gran poder de acción y firmeza.

Imagina que no sintieras nada de miedo cuando te acercas a hablar con una mujer que te gusta. También imagina que ninguna reacción negativa por parte de ellas pudiera afectarte, bien sean fuertes rechazos, citas canceladas, no te responde los mensajes de texto, falta de interés después de haber tenido sexo o que una novia te termine.

Pues esa es la capacidad y el poder que adquieres cuando adoptas una perspectiva en tercera persona. Cada vez que sales a conocer mujeres adquieres la capacidad de tomar bastante acción porque nunca te sientes amenazado de que te vaya a pasar algo malo. Es como si estuvieras viendo una película y tú fueras el personaje principal, te ves interactuando con los demás pero en ningún momento sientes miedo porque sabes que solo es una película. Al mismo tiempo esto te otorga una enorme capacidad de firmeza frente a las reacciones de los demás.

Imagina lo que serías capaz de lograr si no tuvieras miedo a acercarte a conocer a otras mujeres ni te afectaran sus reacciones. Imagina todos los resultados que pudieras obtener en cada salida. Imagina la capacidad de libertad y expresión que tuvieras si no te importaran en absoluto las reacciones de los demás.

Vivir cada día atentos y alertas es la forma de adquirir este superponer

Ahora bien ¿cómo logramos adquirir esta perspectiva en tercera persona de la realidad? Lamentablemente no es algo que podemos adquirir de la noche a la mañana ya que es un hábito mental y una forma de experimentar el mundo. Es una forma de vivir a la cual tenemos que entrenarnos y trabajar para alcanzar.

La principal forma es siempre estar atentos y alertas a nuestros pensamientos, emociones y acciones. Cada vez que nos hacemos conscientes de alguna emoción o algún pensamiento interno entonces automáticamente pasamos a ver la realidad en tercera persona. En cambio cada vez que nos dejamos llevar por esos pensamientos y emociones entonces entramos en primera persona.

Por ejemplo, imagina que acabas de entrar a una discoteca y enseguida ves a una mujer que te gusta y a la cual te gustaría acercarte a conocer. Automáticamente en ese momento te van a surgir pensamientos como “el novio debe estar cerca” junto con una emoción de ansiedad. Si eres capas de identificar ese pensamiento y esa emoción al instante entonces automáticamente su poder sobre ti desaparece ya que entras en modo tercera persona. Gracias a eso te vas a mantener sin miedo y te vas a mantener en total control sobre tu capacidad de tomar decisiones.

En cambio si no estás atento ni alerta en ese momento entonces ese pensamiento y esa emoción de ansiedad se van a apoderar de ti y vas a dejar pasar la oportunidad. Te vas a engañar a ti mismo diciéndote “primero voy a ir al baño y luego regreso a hablarle” lo cual es mentira ya que nunca le vas a hablar.

Si dejas que tus pensamientos y emociones se apoderen de ti nunca vas a ser capaz de entrar en modo tercera persona y vas a estar muy limitado a la hora de conocer mujeres y socializar. Tu capacidad de actuar a la hora de salir a conocer mujeres va a ser muy inconsistente, van a haber salidas en las que vas a tomar bastante acción pero la mayoría van a ser salidas en las que te mantienes paralizado sin interactuar casi con nadie.

Entonces la forma de salir de ese modo de primera persona y adquirir una perspectiva en tercera persona de la realidad es entrenarte todos los días. Tienes que mantenerte lo más atento posible de tus pensamientos, emociones y acciones, identifícalas en el momento que aparezcan. Si una mujer te deja de responder por mensajes de texto en vez de dejarte llevar por la emoción de rabia y escribirle “pendeja” o algo parecido entonces hazte consciente de ese sentimiento para que no tome control sobre ti.

Si te mantienes todos los días con la intención de volverte alguien más atento de tu estado interno con el tiempo vas a adquirir una gran poder de acción y vas a ser capaz de lograr cosas que antes eran imposibles. Sé que esto es algo fácil de decir y difícil de hacer, sin embargo es algo necesario si quieres convertirte en las persona que aspiras ser y algo necesario para lograr tus metas en la vida a nivel social y en general.

Comparte este artículo

 

¿Quieres más información como esta?

Únete a nuestra comunidad para recibir gratis artículos y videos como este, además de cursos y contenido valioso que te ayudará a convertirte en un hombre más atractivo para las mujeres.
(Visited 269 times, 1 visits today)

Francisco Martínez

Francisco es fundador e instructor de Atracción Real

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *